jueves, 6 de agosto de 2009

EL HOMBRE NO HA VENIDO


EL HOMBRE NO HA VENIDO...

Pavorosa cólera precede a paso y qué con ese viento a no lavar los ojos y no dejar en el aire un solo vocablo sin partir por su lado más frágil. Decididamente el hombre no está hoy, en su pobre voz que no amanece, en su tibio cuerpo que aterido de frío se levanta y se viste malamente, en su oscuro pálpito sin números, en su viejo almanaque que no lleva señales ni sombreros ni zapatos ni órdenes ni tazas ni cucharas ni un saludo que se asome a los recuerdos. Decididamente, el hombre, humano en su sed y sus preguntas, el hombre que no sabe y que se inclina ante el prójimo o se cuenta los huesos de su traje, el hombre humanidad, la sangre inquieta, el hombre global, el pequeño universo de temores, el hombre multitud que se hacina en los trenes o se pierde en la calle, no ha venido, está ausente, su forma es una cicatriz de su esencia, su ser, un hilo enredado entre los pies de los dioses.
Y a qué venir ahora con su café y sus frases, sus periódicos deshabitados y el pañuelo que sangra sus deslices. Si la furia se antepone al sustantivo y le mutila el último sueño, el verbo en potencia que no será más que la parodia de su acto.
¡El hombre no ha venido...! ¡Escuchen bien...acaso ya no llegue!
Hugo Celati 2009 (Imagen: R.Magritte)

2 comentarios:

  1. Amigo Helios...es cierto..se ha ido. Pero siempre es posible encontrarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar